Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

viernes, 30 de diciembre de 2011

Cumplimos un año!!!!!!

Hace más o menos un año estábamos preparando nuestra salida a escena, ultimando detalles de la primera acción formativa que desarrollamos los primeros días de enero de 2011. Era nuestro estreno!!!
Desde entonces han pasado muchas cosas, casi todas inesperadas y desde luego imposibles de predecir en aquellos primeros pasos. Sirvan estas líneas como relato de un año mágico, como balance que queríamos compartir en un post de fin de año.



Entrenando emociones
GRACIAS


Es lo primero que hay que decir. Gracias
Gracias por todas las visitas, por los comentarios, por seguirnos, por hacer que nuestro trabajo tenga sentido en el eco que resuena cada vez que pintamos una palabra en el lienzo del blog. Y esto ha ayudado de manera decisiva a que lleguemos a: 60 miembros en la red de colaboradores,  40 post, 13000 visitas, 37 seguidores del blog, los 95 followers en twitter, 218 amigos en facebook y los 21 comentarios.
Gracias a los miembros de la red por vuestras aportaciones y apoyo. A los que habéis participado en los talleres sobre la pérdida, sobre la ilusión o sobre el arte de amar, porque habéis posibilitado que podamos seguir avanzando, aprendiendo, desarrollando y que este proyecto que cumple su primer aniversario tenga posibilidades de seguir creciendo en 2012.
Gracias a Olga Gómez de Innobasque por abrirnos las puertas del Consorcio de Inteligencia Emocional (CIE) y a todos sus miembros por dejarnos hacer equipo en el reto de la promoción, la investigación y la aplicación cotidiana de la inteligencia emocional. Gracias a Alba de Rai de Barcelona por creer sin ver y posibilitarnos salir de Euskadi. Gracias a los miembros del grupo ArtE del CIE por compartir el proyecto de construir desde el arte caminos que mejoren las capacidades de las personas de gestionar sus emociones.



ENTRENANDO EMOCIONES: un método y una red.

Pablo Cueva en "acción"
Hace un año "entrenando emociones" era, más que nada, una intuición, una exploración, un proyecto. Desde el principio el objetivo era desarrollar un método que combinara las experiencias acumuladas en el campo de la expresión y la creatividad aplicada a la educación no formal, con los conocimientos de teatro social y de psicología conductual.  Buscabamos vías a través de registros expresivos alternativos, a través del trabajo creativo y grupal para que todo tipo de personas puedan entrenar sus emociones y beneficiarse del conocimiento y mejor dominio de sus competencias emocionales. Hoy podemos decir que hemos hecho avances significativos que hemos podido testar y que seguimos un camino que nos lleve a finalizar y consolidar un método propio.


Pronto nos vimos acompañados por personas interesadas en aportar, en colaborar con este trabajo, así nos convertimos también en una red. Gente como Goio, Sonia, Asier, Raul, Iñigo, Alberto, Aurora a las que se han ido sumando muchas más. Entrenando emociones es, por ellos, también un conjunto de personas conectadas para reflexionar, investigar y mejorar la vida sentimental.  Hoy en día esa red tiene varios niveles.  Por una parte están los miembros que conforman el nucleo. Por otra parte hay un segundo nivel de seguidores y followers. Y un tercer nivel conformado por entidades y personas con las que tejemos colaboraciones y alianzas. Entre ellos, además de los destacados en los agradecimientos anteriores, Mayte Saavedra Directora del Portal de Inteligencia Emocional

martes, 27 de diciembre de 2011

Dilemas en el amor


Amor perfecto
Grupo creando

Esta mañana ha sido la primera sesión de la DEMO sobre "El arte de amar"  dentro del programa de "Navidad con emoción". Quiero plasmar algunas ideas fruto del trabajo creativo que hemos hecho. Las fotos pertenecen a distintas fases del proceso de esta mañana.


Después de observar que todos tenemos un ideal de amor y una concepción idílica del mismo nos encontramos ante algunos problemasdilemas sobre los que debemos posicionarnos:


1.- Dilema sobre la culpabilidad y el amor.

Amar es crecer
Amar no nos libra de equivocarnos. Y los errores dañan a los que amamos. Somos responsables de dolores no buscados, sufrimientos que a veces son irreversibles. Otras veces el dolor surge de la propia convivencia, del roce. Ser causante de esos conflictos genera culpa, pero también lo hace silenciar y ser víctima de ello.



2.- Dilema sobre amar a más de una persona.
Imagen del amor

Los equilibrios suponen un juego de fuerzas que se oponen. Somos finitos, nuestro tiempo es limitado, nuestra dedicación debe repartirse y suele haber más de una persona en nuestros mapas emocionales. ¿Cuánto dedicar a cada amor, a nuestros hijos, a nuestros amigos, a nuestra pareja, a nuestra familia, a nosotros mismos? ¿Y qué sucede con esas personas que claramente afrontan su vida en pareja desde la concepción del poliamor?


3.- Dilema sobre los espacios de los que se aman.

El amor pone el juego lo que somos y por ello, lo mejor y lo peor de cada uno que conviven en cada uno de nosotros. Así casi siempre las necesidades de cada uno no son las mismas lo que facilita la creación de dismetrías en la relación. ¿Cuánto espacio le dejo a mi hijo adolescente para vivir su autonomía? ¿Cuanto riesgo permito que mi hijo pequeño asuma en sus exploraciones? ¿Cuánto tiempo pacto con mi pareja para que haga la vida sin mi? 


Dilemas del amor
4.- Dilema sobre el amor huérfano.

El amor que no puede desarrollarse, que es unidireccional, que no es correspondido y que, por lo tanto, se encuentra huérfano de respuesta equivalente se encuentra antes o después con el dilema sobre el sentido de su existencia.



5.- Dilema sobre la fidelidad a uno mismo o al otro.
El amor como emoción

El amor es una emoción que nos lleva a vincularnos, a relacionarnos, a comprometernos. Pero en muchas ocasiones el vínculo nos lleva a tener que decidir entre ser fieles a nosotros mismos o a la persona con la que hemos decidido vincularnos. El compromiso y la capacidad de adoptarlo es claramente un valor. Pero a veces también sucede que la utilización del vínculo para restar importancia de la fidelidad a uno mismo nos puede situar ante un importante dilema. 

Es un primer avance que seguramente se completará después de la sesión de mañana. 

sábado, 24 de diciembre de 2011

LA EMOCIÓN EN NAVIDAD

Día señalado


Hay días marcados en  rojo en el calendario, días señalados. Hoy es uno. Es difícil vivir de espaldas a lo que es resto del mundo hace, casi al unísono. Me gustaría trasladaros una visión emocional sobre la Navidad.





EnCONtrarnos para Celebrar

Inevitablemente nos reunimos con el objetivo de festejar. Esto es algo que hacemos constantemente el resto del tiempo, pero la diferencia es que hoy la convocatoria es universal prácticamente. Casi todos saben decir dónde estarán y con quien. Este hecho genera el primer factor suscitador de emociones. Nos posicionamos a favor o en contra del encuentro "obligado" porque éste implica compartirlo con unas personas en concreto y no con otras y porque supone también enfrentarse al deseo de con quien nos hubiese gustado compartirlo pero no es posible (tal vez porque ya no están o están muy lejos). Es un encuentro que nos sitúa ante un teórico mapa de relaciones significativas. Es una evaluación de la satisfacción con respecto de ese mapa, un cierto esfuerzo por aceptar cómo son esas relaciones. En resumen vivir en positivo o en negativo todo lo que se nos mueve emocionalmente ante el encuentro.


MAGIA e ilusi-ÓN de regalo

Regalo con mi nombre
Otro factor es la tradición sobre los regalos. Estamos ante el día en el que nos visita la magia de la mano del Olentzero, de Papá Noel, Santa Klaus, el Viejito Pascuero y otro montón de personajes cuya misión es traer, al menos, un regalo para cada persona. Yo lo entiendo como una oportunidad para la ilusión, la de pensar cómo iluminar la cara de los tuyos con un detalle, la de alimentar el juego de la magia con los más pequeños, la propia de qué será lo que habrá dentro de la caja que tenga mi nombre. Es verdad que en una sociedad consumista como la que vivimos todo esto se explota desde el punto de vista comercial y eso hace que, desde mi punto de vista, se ponga en peligro la esencia de la magia. Pero la verdad es que la oportunidad sigue estando ahí, en la gratuidad de dar sin recibir, en la espera de la sorpresa, en la generosidad de esforzarse para que todos tengan un trozo de magia que abrir con sus manos.

Bes-OHHHHHHHs y abraz-OHHHHHHs
(Besos y abrazos)

Besos de colores
La Navidad trae más contacto físico, estamos más legitimados para sonreir, para dar la mano, para besar o para abrazar sin dobles o triples interpretaciones. Se levantan los prejuicios, se hacen tregua en las disputas, se aparcan los conflictos y sentimos el derecho de expresar nuestros afectos, nuestra emociones sin peajes, sin pagar precio. Pensad en cuanta gente habéis felicitado estos días, gente con la que no compartís nada o poco, pero personas con las que os habéis parado un instante para desearles felicidad. El modo humano se dulcifica en días como hoy por lo que tiene base seguir creyendo que otro mundo es posible, tan solo está a un par de cientos de Navidades vividas seguidas. Tan solo está si nos damos el derecho y la oportunidad de sentirnos iguales, hermanos, seres con los mismos sueños.

Feliz Nochebuena!!!!!! Desde el equipo de "entrenando emociones" no podemos desearos más que muchas emociones en vuestras vidas y en Navidad, también. GABON ZORIONTSUAK!!!! FELIZ NAVIDAD!!!! MERRY CHRISTMAS


Villancico de buen rollo.
"En navidad" Rosana.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Canciones, baladas y poemas de desamor para volverse a enamorar


Desamor - Toronja azul
Desamor - Toronja azul
La música suele acompañar al dolor de perder un amor. Descubramos algunas claves en canciones que nos ayuden a vivir sin amor o a superar el desamor para poder volverse a enamorar.

Amar es un sentimiento de plenitud que hace que las personas se encuentren llenas y felices. Pero el desamor, por cualquiera de las causas que lo provoquen, puede ser un enorme obstáculo para volver a sentir esa emoción, para rehacer la vida emocional, para volverse a enamorar. Algunas veces nos encontramos con canciones o poemas que nos pueden motivar y ayudar a vencer el dolor y, así, prepararnos para volver a amar.



Dolor por el amor perdido


Este es uno de los principales temas de las letras de las canciones de amor de todos los tiempos. Si seguimos la letra, por ejemplo, de la canción Así estoy yo sin ti de Joaquin Sabina encontramos una de las primeras claves. Hay que emplear un tiempo para dolerse por la pérdida, para enfadarse por ello, para llorar el amor que no ha de volver. En Y te dejé marchar Luz Casal invita a reflexionar y hacer una lectura autocrítica sobre los errores cometidos. La sinceridad a la hora reconocer la pérdida como en Te lloré un río del grupo Maná es otra muestra musical del primer paso que hay dar para superar el desamor. Hay que tener precaución con no recrearse con el desamor, con no instalarse en un victimismo incapacitante para avanzar, con no trasformar el dolor en rencor hacia todos los demás.
El error de no valorarse
Ante el dolor de la ruptura un error es el de culparse y dejar libre de responsabilidad a la persona amada. El amor a veces lleva a sobrevalorar a la persona amada y ,por lo tanto, no valorarse uno mismo hasta el punto de no sentir derecho de rehacerse. Esto se refleja en canciones como Sin ti no soy nada de Amaral. Tener una estima personal que goce de buena salud es sinónimo de valorarse más allá de lo que se pueda amar a otra persona. Es mejor convivir con la soledad que estar esperando a quien ya no quiere estar con uno. Otra cuestión relacionada, aunque de otra índole, es la que plantea Pablo Milanés con Yolanda cuando afirma que "la prefiero compartida antes que vaciar mi vida” . 



Cuando el desamor desquicia


El desamor tiene también la capacidad de hacer enloquecer. Cuando se quiere esperar a que las cosas cambien, cuando se piensa que hay esperanza, que todo volverá a ser como antes, cuando se busca la venganza o devolver golpe por golpe el daño recibido, se corre el riesgo de perder la conexión con la realidad. Un ejemplo de que, pasado un tiempo razonable, esa actitud puede llegar a ser enfermiza y desde luego incapacitante para comenzar una nueva relación satisfactoria la encontramos en la canción En el muelle de San Blas de los mejicanos Maná. Es importante ubicarnos a nosotros mismos en el centro de nuestra preocupación, en el deseo de estar mejor, en el esfuerzo de retomar una vida que nos siga enriqueciendo.



Romper una relación


A veces el desamor viene no tanto por ser la victima del mismo sino por ser quien decide terminar la relación. Es la otra cara de la moneda del desamor y resulta mucho menos visible. Decidir que ya no es posible seguir juntos es también difícil pero supone un ejercicio de autodeterminación importante para poder encontrar de nuevo el amor. En la canción de Los Secretos, la titulada Déjame se habla de la dificultad de deshacer una relación pero desde el punto de vista del que decide terminar con ella. 



Distanciarse emocionalmente sin olvidar


Desde luego cuando una relación se rompe hay que mirar hacia delante, hay que seguir caminando hacia un nuevo futuro de felicidad. Por ello la tarea es la de distanciarse cuanto antes, dolerse el tiempo que sea necesario para pasar el duelo de la pérdida pero sin renegar de lo bello de lo vivido. Todas las relaciones aportan vivencias, valores, sensaciones que no deben olvidarse sencillamente porque la relación se haya acabado. Conviene no confundir el guardar los recuerdos gratos con el esfuerzo de distanciarse emocionalmente. Algunas canciones que abordan este tema son Me cuesta tanto olvidarte de Mecano u Otro día mas sin verte de John Secada



Pablo Neruda


En el poema 20 de 20 poemas de amor y una canción desesperada el poeta habla sin tapujos y con maestría sobre el sentimiento del desamor. “Es tan corto el amor y tan largo el olvido” dice. La cuestión es que los amores vividos forman parte del patrimonio emocional de cada individuo. Si se respetan y si se es honesto con ellos mientras se sigue avanzando con paso firme en la vida, la persona con el corazón partido por el desamor volverá a estar plenamente habilitada para volverse a enamorar.

Por último una invitación a indicarnos cuáles han sido las canciones que os han ayudado más a superar un desamor.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Quiero cambiar, ¿qué tengo que hacer?

Cómo la combinación de lo que uno hace, piensa y siente puede ayudar a modificar la conducta.

Ponerse a dieta para bajar peso, inscribirse en un gimnasio para modelar la figura, buscar nuevas relaciones en un chat, realizar un curso de formación… A diario las personas se enfrentan a la necesidad de cambiar, por el anhelo de mejorar, por el imperativo de la salud, o empujados por las motivaciones más pintorescas. La cuestión es que, seguramente, por la cantidad de fracasos que se acumulan en los sucesivos intentos, hay personas que consideran que con la llegada de la edad adulta el cambio personal no es posible. ¿Es posible cambiar? Y si lo es ¿qué es lo que hay que hacer para conseguirlo?

Desear lo que no se tiene, energía para cambiar

El ser humano tiene una dimensión de permanente insatisfacción que le empuja hacia el cambio. Aunque no se trata de generalizar, hay estudiantes que miran envidiosos la capacidad económica del que trabaja, o personas que han perdido la pareja no pueden evitar sentir dolor al ver expresiones públicas de amor, o también hay quienes desear poseer ese coche o esa casa que no tienen. Esa insatisfacción tiene una cara negativa en forma de envidia y otra positiva en forma de energía, de motivación para mejorar. Las crisis personales tambien son una oportunidad para cambiar porque aportan fuerza y razones para el cambio.

Se puede cambiar, modificar la conducta
Cambiar es posible cuando el esfuerzo se centra en lograrlo. Los fracasos suelen darse por inconstancia, por una falta de motivación verdadera, por no dejarse ayudar, por estar mal asesorados, por no tener objetivos claros y realistas. Querer cambiar es clave en el proceso. En realidad cambiar no solo es posible sino que es inevitable. Cambiamos con la edad, con las cosas que acumulamos en la experiencia, con la influencia de las personas que nos rodean, con las circunstancias vitales que nos salen al paso. La cuestión es conocer cómo podemos hacer que ese proceso de permanente movimiento pueda ser dirigido en parte por cada individuo y repercuta en mejoras personales.


Cómo hacer, pensar y sentir para cambiar


El análisis funcional de la conducta indica que esta se construye con tres elementos: uno físico de acción, otro relacionado con los procesos cognitivos o del pensamiento de nuestra actividad y un tercero vínculado a mundo emocional de cada individuo. En cada conducta hay una intervención de cada uno de esos tres elementos. Cuando leemos un artículo, por ejemplo, realizamos una acción lectora, lo que leemos lo comprendemos y al interiorizarlo puede originarnos alguna emoción. Lo útil para el cambio es conocer que estos tres elementos interactúan entre sí, por lo que si conseguimos modificar uno de ellos podemos lograr cambiar los demás.


Combatir la ansiedad


Un ejemplo de la mecánica del funcionamiento de los elementos de la conducta. El cansancio físico o la relajación muscular o nerviosa inducida por medicación o por técnicas psicológicas puede ser útil para lograr disminuir la ansiedad. Realizar una reestructuración de pensamientos negativos que sustentan la intranquilidad para sustituirlos por otros más tranquilizadores es otro de los caminos que utilizar. Hay ciertas conductas incompatibles con el nerviosismo como la el ejercicio físico intenso o la actividad sexual. Cualquiera que sea la combinación de técnicas que usemos podrá llevarnos a un estado de mayor sosiego.



Pensamientos vacuna


Las técnicas cognitivas se emplean para intervenir sobre los pensamientos. De esta manera se puede determinar qué ideas son las causantes de desajustes y se pueden combatir con ideas vacunas que puedan llegar a eliminarlas y sustituirlas. Pensar que no se puede cambiar es un ejemplo de idea, muy extendida por cierto, que impide ponerse en marcha para realizar cambios intencionados. Este pensamiento debe ser analizado en profundidad para poder ser intervenido. ¿Qué es lo que no puedo cambiar y que es lo que sí? Una persona no puede cambiar su pasado pero si puede hacer por aceptarlo. Los pensamientos vacuna son creaciones a la medida de cada uno de los pensamientos negativos que nos originan malestar.



Nada es imposible


Lo hicieron porque no sabían que era imposible. Si hay que quedarse con una idea central a la hora de afrontar el cambio, esta sería la de que hay que intentarlo, la de que antes de jugar el partido no hay nada perdido, de que merece la pena esforzarse para ser mejores.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Si quieres ilusionarte... VIDEOPOST!!!!

Un experimento... ¿No hay que predicar con el ejemplo?
Un videopost sobre la importancia de intentar cambiar por encima de creer en el cambio.
Espero que os guste!!!!!


video

lunes, 28 de noviembre de 2011

Voluntariado activo de personas con discapacidad como formula de inclusión social

Aunque no se trata de la temática que habitualmente tratamos en "entrenando emociones" me ha parecido interesante compartir este documento en el que basé la intervención que realicé dentro del VII Congreso de CERMI Autonómicos celebrado los pasados días 24 y 25 de Noviembre en Bilbao y organizado por EDEKA. Concretamente dentro de la Mesa "Voluntariado activo de personas con discapacidad como fórmula para la inclusión social" participaron también Natxo Arnaiz de Bolunta, Milagros Moreno de la Federación de Fundaciones Tutelares y Sonia Salviá de "Els nous voluntaris" de Down Lleida.

En particular creo que puede resultar especialmente útil el decálogo que aparece en la parte final del documento.





















miércoles, 2 de noviembre de 2011

¿Cómo nace un sentimiento?

Una cuestión que me ha interesado desde hace mucho tiempo es la posibilidad de cartografiar nuestras inexploradas áreas emocionales y, al igual que Eduard Punset, hacer "Un viaje a las emociones". Y, particularmente, poder responder a la compleja pregunta de cómo se genera un sentimiento.


¿Qué es un sentimiento?


Tal vez lo más adecuado sea comenzar definiendo lo que es un sentimiento y diferenciándolo de otros conceptos semejantes. Habría que decir que se trata de uno de los componentes básicos de nuestra vida emocional. A diferencia de la emoción que se caracteriza por su corta duración en el tiempo y por su intensidad psicofisiológica, el sentimiento está más elaborado y contiene un importante componente cognitivo. Tiene también más duración en el tiempo que una emoción y también menor presencia de intensidad fisiológica. 




Sentimiento que nace de una emoción.


Nuestros sensores, nuestros sentidos son un punto de partida de las emociones y, por ende, de los sentimientos. Algo nos sorprende, nos atrae, nos disgusta, nos aterroriza, nos hace sentir vulnerables o solos…todo nace de una primera sensación que genera una reacción emocional involuntaria. Muchas veces todo queda en una sacudida que no deja prácticamente huella. Pero es interesante cuando la emoción comienza a tener una historia. El segundo paso, en el caso del sentimiento desencadenado por una emoción, sucede cuando la emoción se repite, cuando interactúa con lugares, con personas, con objetos que van impregnándose de ella. Deja de ser un elemento aislado para tener una presencia más duradera en el contexto vital del sujeto. Esos lugares, esas personas pueden llegar a adquirir la capacidad de suscitar la emoción inicial como si fuera el mismo estímulo que la hubiese generado. 
Por último la emoción se personaliza, el sujeto lo identifica como propio y comienza a establece una relación con ella de afinidad, de rechazo. Esto significa que ya existe una toma de decisión de la persona que la aleja o la acerca de uno, que permite elaborarla en positivo o negativo. Desde ese momento todo hecho vital que tenga que ver de alguna manera con la emoción va generando una estimulación que amplía la historia con respecto del mismo y la convierte en sentimiento.




Cuando nace de nosotros mismos.


Otra vía de génesis de sentimientos es nuestra propia vida interior. El proceso de percepción tiene un componente fisiológico y otro cognitivo. Nuestros sentidos aportan una información inicial que debe de ser tratada por nuestro pensamiento. Y es a través de este segundo factor cuando también se puede producir un sentimiento. Se trata de una vía indirecta en la medida que una percepción desencadena una reacción emocional como consecuencia del impacto de ella sobre nosotros (p.e. ver a nuestro hijo hacer algo malo, o escuchar una conversación en la que un amigo nos critica ferozmente). En este caso la reacción emocional se produce tras la participación del pensamiento que entiende lo que está sucediendo y reacciona ante ello. Desde luego no se trata de una respuesta involuntaria en la medida que es el sujeto el que puede reaccionar de varias maneras diferentes pero cualquiera de ellas más elaboradas. De esta manera el pensamiento relacionado con nuestras necesidades, con los deseos, o la propia fantasía tienen una capacidad importante de generar sentimientos.


Sentimos como somos.


Una de las principales conclusiones de está reflexión es que en parte sentimos acorde con lo que conforma nuestra identidad. Si somos egoístas amaremos con egoísmo, si somos perezosos nos dejaremos llevar, si somos luchadores intentaremos gobernar nuestros sentimientos. Las características personales quedan conformadas por elementos muy consistentes entroncados en la historia personal y en el contexto de nuestras capacidades. Pero es evidente que nuestros sentimientos también nos modelan y, por ello, son fuente de cambio. En realidad sentimos como somos pero también con paciencia y esfuerzo podríamos ser más como sentimos. El reto es precioso y la decisión es solamente nuestra. 

jueves, 13 de octubre de 2011

Tertulia sobre SEXUALIDAD Y EMOCIONES

Este post es una pequeña contribución a la tertulia que con ese título organiza el próximo día 19 de Octubre Mayte Saavedra ( Fundadora y Directora del Portal de Inteligencia Emocional) en el  Café La Ópera de Barcelona.
 
En la propuesta de temas con los que lo anuncia encuentro algunas cuestiones a las que intentaré dedicar algunas líneas:

 ¿Qué emociones afloran con la sexualidad?
¿Qué espacio ocupa el sexo en tu vida emocional?
¿Qué te gustaría compartir sobre la sexualidad?

Antes de nada he de decir que encontré a Mayte hace unos meses a través de su web e intercambiamos unos cuantos mails. Nos conocimos en Bilbao el día de mi cumpleaños de este año. Un encuentro breve, casi robado o furtivo, pero lleno de acierto. A veces arriesgar te sirve para ganar y desde aquí animo a conocer a Mayte porque verdaderamente vale la pena. Sin quererlo ni ella ni yo, se convirtió en mi regalo sorpresa.



Sexo, emoción y sentimientos

La sexualidad es un espacio de vivencias emocionales intensas. A bote pronto me vienen a la cabeza el deseo, la atracción, el amor, los celos, la satisfacción pero también la frustración, la tristeza, el rechazo, la soledad. Creo que la sexualidad es un ámbito de la vida en el que las emociones se manifiestan de manera mucho más clara, no solo por la intensidad que comentaba antes sino por la importancia creciente que le damos al sexo en nuestra sociedad.

Por otra parte y aunque parezca un juego de palabras me gustaría afirmar que la sexualidad nos deja desnudos también desde el punto de vista emocional. Nuestras necesidades, nuestras fantasías, nuestros gustos en interacción con nuestro modo de ser quedan reflejados entre las sábanas. Acariciar o ser acariciado, dominar o ser dominado, dar placer o recibirlo, buscar rápido el orgasmo o disfrutar de alargar el camino al éxtasis, son algunos de los muchos elementos que nos ubican en unas coordenadas concretas en la relación que establecemos con la pareja y el tipo de sexualidad que compartimos. En definitiva amamos y hacemos sexo tal y como somos como personas.


El sexo y el amor


Uno de los debates clásicos es de si es posible o mejor o más sano u otras disyuntivas más. Me sorprende aun el planteamiento de los problemas que solo admiten dos posturas pero eso es tema para otro post. A estas alturas, en pleno siglo XXI, es evidente que el sexo y el amor pueden no ir de la mano, lo cual no significa que esas relaciones no sean ricas en sentimientos. Tampoco descubro nada si afirmo que el sexo más satisfactorio es el que se  disfruta en el contexto del amor. Cuando la sexualidad es otro ámbito de desarrollo, crecimiento y disfrute en una relación de amor uno de los principales beneficios es el de la mejora o la consolidación de la autoestima.


Sexo sin amor

Observemos las situaciones en las que se produce el sexo sin amor, es decir cuando éste se produce en relaciones en las que es otra emoción la inspiradora del sexo. Me resulta evidente que aunque no haya amor el sexo conlleva una relación en la que se vuelcan emociones entre las personas que lo protagonizan. La búsqueda de aceptación, el dejarse llevar de la atracción sexual, un concepto más independiente de vida sentimental, la necesidad de compañía o de ternura pueden ser motivos que empujen a muchas personas a tener sexo sin amor. Fenómenos como los follaamigos, la prostitución, las infidelidades son algunos ejemplos de este tipo de relaciones. Desde un punto de vista estrictamente psicológico se trata de situaciones con un componente mucho más alto de riesgo para el equilibrio mental y emocional de las personas.
Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes