Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

domingo, 24 de febrero de 2013

El lado bueno de las cosas


Me encanta seguir pistas invisibles, o mejor dicho, señales no evidentes que se muestran como casualidades cuando la probabilidad de que sucedan es muy pequeña. Otro día escribiré sobre ello. Pero, como os decía, esta semana han pasado dos cosas sutiles que quiero compartir.

La primera de ellas tiene que ver con la colaboración que mantengo con la Asociación "Esperanza Bipolar" una entidad constituida por personas con diagnóstico de trastorno bipolar y que se reúnen para apoyarse mutuamente y mejorar su calidad de vida. El martes acudí a la primera reunión de esta segunda fase. Se hizo un diálogo sobre el papel de la improvisación en sus vidas. Me encantó participar y observar la seriedad con la que afrontan su trastorno, así como la fuerza que trasmiten. Al final de la sesión me hablaron de esta película "El lado bueno de las cosas" que protagoniza una persona con trastorno bipolar.

Bradley Cooper es Pat
Ayer los astros cuadraron y pude ir a verla. Se narra una historia relacionada con el trastorno un poco en la línea de la famosa "Mejor imposible". Pero, siendo esta mirada desde la enfermedad interesante, se cruzó con otra que me viene rondando unas semanas y que constituye la segunda parte de la señal que antes mencionaba. La trama de la película gira alrededor de dos historias de amor que vive Pat (Bradley Cooper), su protagonista. Sin entrar en detalles que puedan desvelar las claves de la película diré que plantea de manera muy sutil el papel de la voluntad a la hora de elegir el amor con el que intentar ser felices.

Otro aspecto que me llamó la atención es el papel de la mirada positiva, al principio muy forzada, de la vida que el protagonista usa como "mantra" que le guíe. En un contexto personal, familiar y vital en el que todo está bastante descontrolado es la búsqueda del lado bueno de las cosas, aun cuando no seamos capaces de verlo, el que confiando en su existencia el que nos lleva a buen puerto. En la película el protagonista se agarra a ese pensamiento como tabla de salvación. Pero, al final, es el hecho de haberlo perseguido, incluso a oscuras, lo que le ayuda.

Además de invitaros a ver la película y a comentarla, dejo también la sugerencia vital de dirigirnos cada día, cada instante, hacia el lado bueno de las cosas.


jueves, 14 de febrero de 2013

¿Qué pasa con los amores pasados?

Historias de amor
Hoy camino pensando en los pasos dados, en los caminos recorridos, haciendo un ejercicio de mirar hacia atrás aun cuando los ojos siguen dedicados a escrutar lo que aparece por delante y llega hasta el horizonte. Recordar es un viaje que cualquiera puede emprender mientras sigue ocupado en atender lo presente. Es verdad que, a veces, es un viaje del que no se regresa, pero esa es otra historia. Hoy me deleito con el juego de paradojas que me permite moverme físicamente hacia delante y emocionalmente hacia atrás. Así se ejercita una facultad que, de tan poco usada, puede parecer magia a los ojos de los que no lo practican. Es el poder de desplegar varias facetas a la vez, de disociar nuestra identidad en disintos paisajes espaciotemporales, de utilizar algunas de nuestras más desconocidas capacidades.

Bien es verdad que cuanto más es el trecho recorrido, más fácil me resulta deleitarme con estas idas y venidas entre vivencias actuales y pasadas, entre rostros y conversaciones del ahora y las vistas y mantenidas tiempo atrás. Tal vez porque estoy he aprendido a hacer convivir a mis distintas caras en una sola casa, tal vez porque soy más consciente de que soy construcción de lo hecho, de lo sentido, de lo andado.

¿Qué pasa con los amores pasados? Es una pregunta que me fascina desde hace muchos años. Y cuantos más hallazgos hago en forma de amagos de respuestas, más grande se vuelve mi fascinación. La pregunta os la regalo con la idea de que os deslumbre. Además comparto algunas ideas que he encontrado al enfretar estos interrogantes.


Algunos amores desaparecen como nubes dejando huellas cada vez más dificiles de ver.

Otros se hacen estatuas que decoran el paisaje que, en cada momento, circunda nuestra vida. Parecen haberse hecho un hueco estático en una vida que no para de moverse. Son como un amuleto que nos indica un valor que adquirimos amando y nos señala recuerdos que nos acompañarán pase lo que pase.

 Hay otros que nos acompañan de manera invisible hasta que en un descuido, al tropezar con un lugar conocido por ejemplo, se les puede sentir trasportados por una extraña conexión temporal. Estos calientan porque palpitan.

Hay otros que son caminos nunca transitados que a veces afloran en variadas formas como un "ojala" o un "y si..." En realidad son nuestras propias ganas de encontrar las que visten a estos con los ropajes de un amor que nunca fueron.



Mi vida no se entiende sin los amores que viví. Algunos marchitaron pero dejaron su semilla. Otros no me abandonaron porque yo tampoco los abandoné. En cualquier caso las historias de amor pasadas o presentes son, casi siempre,  lo que nos hacen ser, lo que traspasa el umbral del tu y yo para conformar un nosotros del que aun sigo siendo parte.

9 páginas web y blogs emocionantes

Mi novio me controla
Una de la principales intenciones de este blog es hacer comunidad, red de personas interesadas desde sus experiencias personales y profesionales en profundizar en los conocimientos que nos lleven a mejorar nuestra vida emocional. En ese sentido este último mes hemos puesto en marcha una iniciativa especialmente interesante, por la respuesta que hemos obtenido, de trabajo en red para 2013.

Han sido días de correos, de contacto con nuevas personas, de dudas, de organizarse, de cierto lío que poco a poco vamos organizando. Pero sobre todo han sido días en los que me he dado cuenta de iniciativas muy interesantes, de blogs muy útiles que están muy cerca nuestro y que sinceramente queríamos recomendaros. Vaya junto con la lista y comentarios sobre ellos un sincero homenaje al trabajo que está detrás de cada uno de ellos.


Esperanza Bipolar
Podría dedicar todo un post a la bella historia que me llevó a conocer a Alberto Caselles (@esperanzabipo) y a colaborar con su Asociación de personas diagnosticadas con trastorno bipolar. De la muchas cosas que emocionan de él y de su trabajo es la honestidad de empoderar a un colectivo tan estigmatizado desde el apoyo mutuo y desde la gratuidad. Bucead sin miedo por su web para escuchar su voz.


Ianire Estebanez


Mi novio me controla.

Una excelente página dirigida a adolescentes y jóvenes que tiene por objetivo ayudar en la autonomía emocional en las primeras relaciones de pareja. Ianire Estebanez (@ianireestebanez) usa con maestría las nuevas tecnologías para, con un lenguaje cercano al de la gente joven, intentar advertir de riesgos que pueden generar escenarios de violencia de género.





Amaren

Amaren

Se trata de un proyecto de Giovanna Rios (@familiaamaren) a quien tuve el placer de conocer personalmente hace ya muchos años. Aquí hay mucha documentación, experiencias sobre la crianza, sobre el método Montessori. La vida le ha llevado a Gio de México a Euskadi, donde fundo su familia y su proyecto web, y de nuevo la ha llevado de vuelta a su amada México. 


Poemas en lata
Poesía en lata

Antonio Molina y Daniela Bartolome son poetas, creadores, almas sensibles, entre otras cosas. Nos conocimos en un curso y desde entonces hemos compartido algunas locuras sanas que han cristalizado en bellos proyectos. El arte es una de las vías que usamos para mejorar las emociones a través de nuestro método. Pero ellos sienten intensamente y usan el lenguaje poético (que muchas veces se les queda corto) para expresarse y recrearse. 


Asier Vazquez

Para no sonrojarle mucho diré que él era un niño cuando nos conocimos. Desde entonces la conexión (siempre cargada de emoción) nos ha hecho seguirnos la pista con admiración mutua. Es periodista, productor de cine y sobre todo poeta. @asier_vazquez
Asier Vazquez



Yuri  Noda

¿¿¿Qué decir de una medio donostiarra, medio japonesa dedicada a la innovación??? Disfruto mucho de su blog y comparto con ella que otro mundo es posible. Ese es un deseo que muchas noches se convierte en sueño que soy capaz de tocar. @yurinoda


El guisante verde

Nos conocimos fugazmente a caballo entre el CIE de Innobasque y un curso sobre el amor unas Navidades. Maribel Navascues no entiende la vida sin viajar y navegando por su web uno se da cuenta de que hay una manera muy humana, muy emocional de recorrer el mundo que genera un concepto bellísimo de viaje.


Korapilatzen
Korapilatzen con Asier Gallastegi


Una de mis fuentes de inspiración y vía de acceso al mundo digital fue el blog - web del consultor social Asier Gallastegi (@gallas73). He tenido la suerte de trabajar con él, de rozarme, de conocerlo más allá de lo digital. Sus aportaciones en la web siempre están pintadas de sus propias emociones, de sus entrañas (como a él le suele gustar decir). Imprescindible para la gente interesada en el mundo de las organizaciones sociales.

Neuronia

Carlos Moratilla Diaz (@KarlosMDiaz) tiene un blog sobre la conducta, sobre el funcionamiento del organismo, con la influencia del entorno, con la influencia del consumo de sustancias psicoactivas y con cómo éstas son una tremenda herramienta para conocer cómo funciona el Homo Sapiens. ¿Poco emocionante?, no lo creas!!!



domingo, 3 de febrero de 2013

Sumar o dividir, la matemática emocional.

Matemática emocional
Al hilo de la propuesta de taller que hemos realizado sobre el fortalecimiento del amor de pareja ha habido algunas conversaciones y mails que me llevan a hablar un poco de la matemática emocional.

Veamos. Lo primero creo que fue un correo en el que alguien me decía que el tema le encantaba y que le gustaría mucho participar pero que no iba a poder "arrastrar" a su pareja. Me sorprendieron dos cosas. La primera es la constatación de lo lejos que a veces están las parejas de compartir intereses. Me parece un buen indicador de salud emocional cuando uno tiene la capacidad de verse atraído por una propuesta de su pareja aun cuando cueste un poco. La segunda cuestión que me llamó la atención fue el hecho de que nuestra propuesta no especificaba de ninguna forma la obligatoriedad de participar en pareja, pero es evidente que esta persona entendió que solo podía ir en "pack" de dos.

La segunda llamada de atención vino de uno de los más fieles miembros de la red de entrenando emociones. Sencillamente planteó qué sentido tiene pensar en fortalecer la pareja si solo lo quiere uno de los dos. Me pareció que ambas observaciones apuntaban en una dirección parecida y que pedían ser comentadas.


Uno más uno es uno y también tres.

Creo que la pareja es, desde luego, más que la suma de dos unidades. Se trata de dos individualidades que se anudan. Las miradas de amor se abrazan, a veces, tan fuerte que puede pensarse que sus miembros se han fundido en uno. Pero las más de las veces la pareja es un espacio común, una intersección de dos vidas. Así de la suma de dos salen tres.


Amor de pareja
El balance emocional 

En la medida que exista ese espacio común hay proyecto de pareja. Otra cuestión es qué contenga, de qué patrimonio esté constituido. Hay muchos intereses que mantienen a las parejas unidas aunque poco tengan que ver con el amor inicial. Amor y pareja son conceptos relacionados pero que generan algunos problemas. Aparecen dilemas y hay que tomar decisiones tras ponderar poniendo negro sobre blanco nuestro balance de felicidad global. Pero este hecho abre completamente la puerta a la posibilidad de que uno solo intervenga e influya en el fortalecimiento del proyecto de pareja. Restar o dividir emocionalmente tiene mucho que ver con orientar las decisiones individuales en contra de la supervivencia de lo común.


Responsabilidad emocional.


Y llego al punto que me parece clave tanto en la conversación sobre pareja o sobre cualquier otro aspecto de nuestra vida, el de la responsabilidad. Si creemos que hace falta que ciertas cosas cambien debemos hacer algo para que pase. Si deseamos seguir con nuestro proyecto de pareja será necesario que aportemos, que pongamos para la suma de lo común. Si creemos honestamente que se ha acabado el camino que hacer juntos pues habrá que decirse adiós. La cuestión es que sea como sea la matemática emocional en el amor o en otros contextos nos exige la suma de la aportación mucho más que la resta o la división de la queja, el lamento o el daño intencionado.
Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes