Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

viernes, 26 de abril de 2013

Entre lo emocional y lo emocionante

Sin emoción
A veces un paso es un abismo. 

Es la distancia que separa estar de no estar, llegar de no llegar. 

Entre lo emocional y lo emocionante hay un espacio sobre el que quería hablar. Posiblemente solo sea un juego de palabras pero me ha entretenido, me ha hecho pensar y creo que merece ser compartido.


Hace unos días en el post sobre "ingredientes para ilusionarse" un amigo dejó el siguiente comentario:

"Mis queridos Pablo y Koldo (y resto del mundo "emocionador") ultimamente me ronda la mente un pequeño "cambio de enfoque" sobre lo "emocional"...

LLeva ya varias décadas de moda el concepto de Inteligencia Emocional...también está bastante usado el de Psicología Emocional...van un poco a lo mismo, el conocimiento de nuestras emociones para mejor usarlas y tener una vida más plena...

Un paso que deja huella

Mi propuesta va en la linea de hablar de Psicología, de Inteligencia...no "emocional", sino "emocionante".

Analizar, conocer nuestros mecanismos internos si, con el objetivo de mejor usarlos, por supuesto...pero siempre pensando en dar color a la vida, no meramente de "sobrevivir", sino de VIVIR, como una aventura...huyendo de la monotonía...buscando continuamente, en las relaciones, en las actividades...no lo "emocional" sino lo "emocionante".

Bexos


Todo el esfuerzo que hagamos por saber más de lo emocional, es decir, lo relativo a las emociones pierde valor si no somos capaces de aplicarlo y, así, convertirlo en emocionante, es decir, en generador de emociones.

Huella emocional
A veces tenemos la tentación de hablar y hablar, esbozar teorías, compartir lecturas, vídeos inspiradores. Pero Goio apunta un paso que no estoy seguro que se produzca con tanta naturalidad, tal vez ni se produzca. Se trata de activar nuestra emocionalidad, de hacernos sensibles, de enfrentarnos a una mayor riqueza emocional por el sencillo hecho de que estemos dispuestos a correr el riesgo de vivir, de aceptar la vulnerabilidad que la humanidad encierra tras la huella emocional.

Es verdad que lo emocionante tiene que tener una cierta medida que permita vivirlo con capacidad de disfrutarlo y de aprender de ello. No se trata de la búsqueda de lo emocionante "per se", como persiguiendo un deseo de saturación estimular. La cuestión, más bien, es dejar abiertos los sentidos al asombro ante la belleza y dejar que la vida, a su ritmo natural, nos invada, nos llene y nos haga crecer. En esta línea os recomendamos el visionado de este vídeo:


Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes