Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

5 conclusiones sobre neurociencias y entrenamiento emocional.

Cerebro al ataque
Estoy entusiasmado con los avances en investigación en las neurociencias que están permitiendo que conozcamos, poco a poco, nuevos aspectos del funcionamiento de nuestro cerebro. Estoy convencido de que en un futuro no demasiado lejano estos avances nos permitirán enfrentar con mucho más éxito problemas ante los que ahora solo damos respuestas pobres. Pero la lectura de parte de los artículos que abordan estas temáticas me lleva a escribir este post en el que compartir algunas impresiones sobre la aplicación de los nuevos conocimientos de la neurociencia al entrenamiento emocional.



1.- Existen evidencias nuevas sobre la plasticidad del cerebro y la de sus conexiones neuronales.

En la carrera estudiábamos las teorías de Piaget y de Wallon sobre el desarrollo de funciones cognitivas de las que parecía deducirse que el cerebro maduraba completamente entre los 16-20 años de vida. Había autores que afirmaban que si para esa edad no se habían adquirido ciertas funciones intelectuales ya no se habría posibilidad de adquirirlas más adelante. Hoy sabemos que el cerebro cambia hasta físicamente por efecto del entrenamiento que realice. Os recomiendo la lectura de esta investigación sobre los cambios en el hipocampo de los taxistas de Londres. Pero, siendo importante este descubrimiento, el avance no solo queda ahí sino que el flujo de conexiones puede recibir estimulación neuronal profunda de manera que zonas sin casi actividad cerebral pueden ser recuperadas.  
Estimulación neuronal


2.- Diferencias de género.

Las investigaciones están aportando pruebas que confirman certezas que ya teníamos. Sí, hombres y mujeres somos (funcionalmente) diferentes. Siendo esto interesante para explicar la generalidad, o ciertas tendencias de las que deberíamos aprender, sucede que aun no se ha avanzado lo suficiente como para explicar los numerosos casos en que los hombres o las mujeres tienen tan buenas capacidades funcionales como los congéneres del sexo opuesto. En realidad ser capaces de conocer las claves que explican la diversidad no solo es más complejo sino mucho más interesante y enriquecedor.



3.- Equívocos a la hora de sacar conclusiones.

Hay mucha atención centrada en los avances neurocientíficos, es normal. Yo mismo sigo con entusiasmo artículos y reseñas sobre todas las novedades en este campo. Es evidente que hay una cierta sensación de que la investigación sobre el cerebro humano es una especie de última frontera que estamos explorando. Esto nos lleva a resaltar aspectos novedosos como grandes avances cuando en la mayor parte de las ocasiones abren más incógnitas que preguntas responden. Por ello debemos de tener cuidado con extraer conclusiones precipitadas cuando queda tanto por estudiar.




4.- Factor humano aun por descubrir.

Entrenamiento emocional
Recientemente en una conferencia organizada por la sección vasca del Club de Roma el ponente titulada "Cerebro sin limites" el ponente, José Luis Cordero, afirmó que para 2045 se habrá construido un cerebro artificial más potente que el humano. La cuestión que le trasladó mi compañero del CIE (Consorcio de Inteligencia Emocional) Tomás Elorriaga fue de los más pertinente. ¿Un cerebro artificial podrá sentir, podrá soñar e imaginar, es decir, tendrá algunas de las características esenciales que nos hacen ser humanos?  Evidentemente hoy no tenemos respuesta para esto, pero todo indica que el cerebro es mucho más que un complejo sistema de conexiones capaz de realizar funciones completas. De hecho la clave reside en conocer si lo esencial del ser humano puede ser replicado de manera artificial. Personalmente creo que no, ya veremos.



5.- Necesidad de realizar más investigación aplicada.

Cada vez que me enfrento a la lectura de un artículo sobre una nueva investigación vivo un proceso parecido. De una cierta euforia inicial paso a una cierta desazón. Hoy por hoy los hallazgos no son lo suficientemente concretos para poder desarrollar aplicaciones practicas en educación emocional con ellos. Nos queda un largo camino para que la investigación básica se complemente con otra, la aplicada, más preocupada de buscar respuestas para problemas cotidianos. En ello estaremos los próximos años. Y espero que también desde "Entrenando emociones" podamos ir aportando nuestro pequeño granito de arena.

1 comentario:

  1. Año de buena cosecha, de emociones controladas y otras que se nos escapan. La luz pudo con las tinieblas. Se hizo un hueco entre la bruma y los dioses soplaron con fuerza capaces de hacernos ver... para que leches estamos en la tierra. Y una vocecita menudita muy menudita nos soplo al oído calentito y dispuesto a seguir oyendo cosas bonitas.
    Estas para compartir la vida y hacer soñar al que no cree en los cuentos que esta vida es para v vivirla en LIBERTAD, SIN ATADURAS...

    Un abrazo Pablo... y los demás

    Y

    Gracias por enseñarnos a vivir con el pensamiento puesto en los demás.

    Felices fiestas un año más.

    Antonio

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes