Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

miércoles, 19 de marzo de 2014

De las TIC a las TEC´S (Tecnologías de la emoción y la colaboración)

De las TIC a las TEC´S
Pasa y coge un papel...

¡Sí!, de esos que tienen una palabra escrita.

¡Elige!

Ilusionador?

                         Desarrollador?

          Organizador?
                                                                                 Finalizador?

                                                    Emocionador?

Nace una nueva organización. Pero esta es rara. Quiere emocionar, y hacerlo para generar bienestar a las personas y a la organizaciones. No sabemos de qué color tendra los ojos, ni el pelo, pero me consta que va a tener muchas manos y algunos pies más de lo normal. Los va a necesitar...  Mira este video.

Nace con la pretensión de divulgar los beneficios del trabajo emocional, con el deseo de desarrollar TEC´S (tecnologías de la emoción y de la colaboración), con la convicción de la necesidad de organizar nuevos espacios de reflexión y de formación que ayuden a generar cambio socioemocional y, sobre todo, con mucha ilusión que contagiar a todos los sectores de la sociedad. Y todo ello desde el prisma de la colaboración.

¿Tienes ya tu papel? Pues a trabajar!!!!

 Ayudanos a alumbrar a la Asociación Consorcio de Inteligencia Emocional!!!!!

Infórmate en consorciocie@gmail.com




P.D.- "Entrenando emociones" va a ser una de las aproximadamente 60 entidades y/o personas que funden el 28 de marzo la nueva entidad.

domingo, 16 de marzo de 2014

Besar a un desconocido, lo que no sabemos sobre nosotros mismos.

First kiss
Recuerdo el día en que, cuando estudiaba Psicología, me hablaron de la ventana de Johari. Me dejó muy pensativo saber que una de las cuatro ventanas que reflejaban lo que conocemos de nosotros mismos era una que indicaba aquello que ni yo ni los demás conocen de mi mismo. Ese espacio desconocido siempre me ha generado fascinación, como la que debían sentir los exploradores planificando un viaje a un confín del planeta que aun no salía en los mapas.

Casi siempre que he pensado en ese trozo de ventana lo he hecho pensando en las capacidades desconocidas que todos albergamos, como un argumento perfecto para motivar el cambio personal. Esta semana me ha llegado por las redes sociales un video titulado "First kiss" sobre personas que sin conocerse se besaban con pasión. Ha tenido mucho éxito puesto que se pensaba que era una acción artística que resultó serlo, si, pero que contenía un componente comercial. Bueno, el caso es que el viendo del vídeo me he vuelto a acordar de la famosa ventana de Johari. Y la pregunta vuelve a visitarme: ¿qué seríamos capaces de hacer y no lo sabemos?

Un beso apasionado con un desconocido es algo ante lo que la mayoría de las personas rechazaríamos. "Mejor besos conocidos que cientos besando" decía el refrán, o tal vez no era así. Pero el hecho es que se pueden dar circunstancias en las que lo hagamos, e incluso lo disfrutemos. Conversando sobre el video en cuestión yo mantenía la tesis de que la parte que más me interesaba de éste el vídeo no la contaba. Que había llevado a cada protagonista a la escena, que habían sentido besando a un extraño que tal vez les atrajera o no, cómo habían integrado esa experiencia en su vida, cómo lo habrían compartido o no con su pareja... Tantas preguntas interesantes sin respuesta...

Cada vez me queda más claro que casi siempre optamos por no descubrir lo que esconde ese trozo de ventana que oculta para nosotros mismos y para los demás lo que somos, o lo que podríamos ser. Hace bastante tiempo hablábamos de algo que toca este asunto cuando tratábamos del amor incidiendo en el poliamor. El asunto es que optamos por conservar, por no arriesgar, por prejuzgar, por anticipar lo que va a ocurrir cuando no ha sucedido. ¿Besar a un desconocido? ¿Por qué no? La cuestión es si merece la pena repetir...

domingo, 9 de marzo de 2014

La batalla de la insatisfacción

Batalla de insatisfacción
Estamos en guerra. Cada día se plantea una batalla en el campo de la insatisfacción.

Niños, jóvenes y adultos estamos sometidos a una hiperestimulación permanente que pretende generar insatisfacción. Incluso la intensidad derivada de la velocidad con la que se nos presenta este bombardeo estimular hay quien la considera excesiva. Nos llegan como ráfagas de modernos laser que disparan imágenes, otras veces son bombas de racimo que explotan invisibles a nuestro lado. Poco a poco, o de manera fulminante, terminan hiriéndonos pues terminan consiguiendo que no nos sintamos lo suficientemente inteligentes, hábiles, rápidos, creativos, atractivos, delgados, ocurrentes, famosos, exitosos. Cuando nos impactan nos distorsionan la percepción de la realidad de manera que sentimos que nunca tenemos la casa, el coche, las vacaciones, el smartphone, la ropa y en definitiva la vida que permita descansar en cierta satisfacción.

En alguna otra ocasión hemos tratado en el blog el tema de la satisfacción desde un punto de vista emocional. Pero hoy de lo que se trata es de poner de manifiesto el error que supone la constante apelación a la insatisfacción que busca generar un consumismo compulsivo. Y es que detrás de todo ese bombardeo publicitario y cultural solo hay un interés por hacer de los ciudadanos consumidores insatisfechos que queden enredados en una espiral de insatisfacción infinita.

Realmente mire donde mire la observo, onmipresente, en cada calle, en cada momento social. Solo se me ocurre plantear algunas preguntas para intentar desenmascarar la guerra invisible en la que todos tomamos parte:

- ¿De qué me sirve ganar más dinero? ¿Qué coste tiene para mi y los mios? ¿Y si apuesto por disponer de más tiempo? ¿Sabría qué hacer con ese tiempo excedente? ¿Podría vivir con menos dinero? ¿Qué coste no económico tiene comprar un coche nuevo u otro artículo?


Hiperestimulación
- ¿A qué me lleva la permanente exortación a una vida sana? ¿A hacer deporte, a alimentarme con productos frescos, a dejar el coche y caminar, a cocinar mis propios platos o a vivir en una dieta perpetua condimentada con productos "light"? ¿Qué importancia tiene ser atractivo? 
¿De qué me sirve serlo? ¿Qué precio tengo que pagar por seguir ciertos cánones de belleza hoy en día?

- ¿Cómo trasmito estas exigencias a los que viven a mi alrededor, y en especial a los más pequeños? ¿Vale más un juego de moda que pasar tiempo jugando con tus hijos?

Es evidente que la insatisfacción puede ser tanto un elemento favorecedor del cambio como una mecánica de alineación. Como siempre la clave es cómo gestionarla. Es muy importante saber que debemos observar hacia donde nos dirige esa emoción. Si nos empuja a cambiar estamos ante una buena gestión de esa insatisfacción, pero si por contra nos introduce en la espiral del consumo estaremos entrando en un círculo negativo del que resulta especialmente complejo salir. 


Bibliografía recomendada:

"La programación mental". Eldon Taylor, Sirio, 2010.

Tesis doctoral. La insatisfacción del consumidor y las respuestas ante la insatisfacción: un análisis teórico y empírico

http://repositorio.ucam.edu/jspui/bitstream/10952/242/1/TESIS%20PDF.pdf

Consumismo y malestar: una aproximación lacaniana
http://dspace.uces.edu.ar:8180/xmlui/bitstream/handle/123456789/2385/Consumismo_Pavon-Cuellar.pdf?sequence=1

miércoles, 5 de marzo de 2014

Luces y sombras: explorando la magia del teatro de sombras como herramienta metodológica

Hace poco más de tres años nació Entrenando Emociones. Marcamos la fecha de nacimiento coincidiendo con el primer taller que animamos, tras un periodo de gestación, de también más o menos 9 meses. Y en días recientes he reaprendido (seguro que lo sabía pero no lo había retenido como un dato significativo) que los bebes recién nacidos solo ven sombras.  Nada más escuchar esto se me encendió una sonrisa y mi deforme mente hizo una serie de conexiones. Pronto pensé en escribir un artículo para alguna revista de teatro exponiendo mi nueva teoría científica: el teatro de sombras tiene tan buena acogida entre pequeños y grandes porque nos conecta con nuestra forma primaria de ver el mundo. Por suerte para todos abandoné pronto mi idea de sumar al ya tan cansado siglo XXI otra teoría sin ningún fundamento, de esas que se encuentran tanto en los libros y revistas.
Teatro de sombras
Y estos días, con las mismas sombras dentro de la cabeza, mal veo nuevas conexiones. Cuando un proyecto nace su futuro es como una sombra, no en el sentido de oscuridad, si no en el sentido de siluetas recortadas por la luz de nuestras ilusiones proyectadas sobre un fondo alejado en términos de espacio y de tiempo. Entrenando Emociones se ha ido definiendo sus perfiles  en este tiempo (y a veces redefiniendo constantemente) Ahora podemos vernos mejor, saber cómo somos y quiénes somos. Y podemos incluso definirnos no en términos de sueños, ilusiones. intuiciones  y visión de futuro, sino que también en base a prácticas reales y realizadas, a palabras dichas y que han recibido respuestas,  a ensayos y errores, a satisfacciones, a heridas y cicatrices…
Pero no era esto lo que quería compartir hoy, esto me ha salido así, al hilo del primer párrafo. Lo que quería constatar es la curiosa y feliz coincidencia que supuso que una de las metodologías teatrales usadas durante el primer taller fuera el teatro de sombras(http://www.youtube.com/watch?v=D9G7inCrn-Y) Ahora en la distancia experimentada quiero volver a aplaudir la elección (y no es vanidad). En primer lugar al tratarse como ocurre casi siempre de un taller con gente que no está familiarizada con técnicas tetarles-expresivas el teatro de sombras posibilita una mediación a través de la imagen reflejada y un alejamiento de lo expresado, de alguna manera posibilita hasta un esconderse cuando uno se expresa. 
Esto conecta muy bien y responde a presupuestos teóricos de la Pedagogía de la Expresión que encontramos en autores como Fernando Bercebal que nos habla del control del Foco, entendido éste como el grado de atención y protagonismo soportado ante el grupo por cada uno de sus miembros. Se trata de comenzar las actividades y procesos bajo una débil intensidad de foco para ir aumentándolo y consiguiendo así la participación entregada, profunda y efectiva de todas de las personas. También responde a las propuestas de Gisèle Barret y Goerge Laferrière que hablan de utilizar una metodología basada en lo indirecto, refiriéndose a desviarla atención del objetivo pretendido para ponerla en pretexto que llevará al participante al mismo fin sin que se dé cuenta. Por último señalaremos que encontramos en Alkistis Kontogianni la idea de que a través del trabajo con objetos los participantes tienen la capacidad de transformar en un espacio imaginario saliéndose de sus mecanismos de defensa, realizando identificaciones, analogías, transposiciones y metáforas. El Teatro de Sombras está considerado dentro de la familia del Teatro de Objetos, una gran parte de él se basa en objetos o figuras proyectadas, no sólo en el uso de la propia sombra como nosotros realizamos en ese taller en concreto. Aunque entre las ideas de desarrollo que se quedaron para si habría habido más tiempo entraban a jugar otros objetos. Y de acuerdo con estas teorías, también quiero hacer mención a que cuando trabajabamos con mujeres gitanas las primeras sesiones las realizamos usando sombras y luego objetos.
Volviendo a aquel primer taller, pienso que también fue acertado en referencia al tema, la perdida. Lo perdido es algo que ya no se ve como algo real, que se queda en nuestra mente y estados emocionales como un recuerdo, y por muy cargado de luz que aún viva, no deja de ser eso, una sombra, una imagen recortada y proyectada que llega desde el pasado, no algo real y tangible. La técnica usada revaloriza de la situación emocional trabajada al convertirse en metáfora. Quiero apuntar que en condiciones metafóricas similares ya antes habíamos usado esta técnica para trabajar los sueños, y con posterioridad en la estela de esta idea, incluso he dirigido un espectáculo de creación colectiva con 70 adolescentes sobre el amor con uso de teatro de sombras.
Y así dejamos hoy proyectada esta técnica en nuestro blog. Con una buena lámpara o linterna os invitamos a proyectar las imágenes de nuestro cuerpo u objetos sobre un pantalla traslucida (un simple sabana o tela vale) para que las disfruten espectadores al otro lado, o interpónganse ante la luz y jueguen con su sombra en las paredes. Seguro que en la magia del teatro de sombras, conecte o no con nuestra primera mirada al mundo, encontraremos un montón de ideas para emplearlo en nuestro trabajo.
Retitulemos el post por tanto:

Luces y sombras: explorando la magia del teatro de sombras como herramienta metodológica 

Koldo Vío
Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes