Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

jueves, 22 de enero de 2015

Emociones que te hacen sexy.

La sonrisa de Minerva Piquero
Lo confieso, siempre me han resultado más atractivas las mujeres que sonríen. Y me refiero a las sonrisas generosas como las que gastaba Minerva Piquero o las de Nuria Roca. En cualquier caso semblantes radicalmente distintos a los de la famosa “Mona Lisa”, por ejemplo, muy enigmática, si, pero que no me despierta atracción . Es evidente que sobre gustos no hay nada escrito pero, siendo esto así, se me antoja que las emociones tienen un papel muy importante en lo que nos resulta atractivo o en cómo nosotros generamos atracción en los demás.

Ser sexy o atractivo tiene que ver con despertar un deseo en los demás que la mayor parte de las veces está referido al aspecto sexual pero que también suele vincularse con otros aspectos de la persona como el carisma, el liderazgo o la sabiduría. Si me acompañais en este post intentaré desgranar algunas reflexiones sobre emociones que nos hacen más sexys.
  

¿Que emociones te hacen más sexy?

Nuria Roca sonriendo
El deseo tiene componentes muy primarios, vinculados con nuestro instinto de reproducción, con nuestra necesidad de aceptación y/o de dominio. Por eso el deseo se juega en un océano de interacciones en el que las emociones juegan un papel como señales, absolutamente trascendental. Te hace más sexy trasmitir seguridad, confianza, capacidad de disfrute, experiencia, así como un mínimo nivel de interés. Una sonrisa es solo un gesto pero en ella encerramos simpatía, diversión, alegría, en definitiva positividad. 

Siempre me ha llamado la atención algunas estrategias de discoteca para ligar. Por ejemplo la del “acoso y derribo” consistente en ser insistente hasta la victoria o hasta la derrota, o la del “ametrallamiento” en la que de lo que se trata es de disparar a muchas personas diferentes para aumentar las posibilidades de éxito. Por contra siempre me ha parecido mucho más efectivo, en esos mismos escenarios y en otros, centrarte mucho más en tu disfrute como señal de tu capacidad de emitir en positivo.

Lo que más sexy resulta es gustarte, quererte a ti mismo. No sólo es un requisito imprescindible para tener relaciones exitosas sino que trasmite a los demás una energía que puede cautivar.


La atracción de la sabiduría.

No hace mucho leí un artículo que hablaba de lo sapiosexual, personas que se sienten atraídas sexualmente por personas muy inteligentes. Sin llegar a tanto es cierto que muchas personas se pueden sentir atraídas por quienes son capaces de aportar un plus a los demás, bien sea por su entrega, por su generosidad, por su capacidad de liderar, por su inteligencia o por cualquier otro tipo de cualidad no exclusivamente física. Hoy por hoy parecen tener más éxito personas como Cristiano Ronaldo o Cristina Pedroche que otros perfiles de los que no puedo poner ejemplos puesto que no son, ni de lejos, tan conocidos. Pero en mi experiencia me he encontrado muchas veces con personas que han despertado mi interés por lo que hacen, por lo que saben, o por cómo hacen lo que saben hacer. Conoce y explota tus fortalezas como punto de partida para que los demás vean lo que eres capaz de aportar, esto también te hace interesante.

Las emociones que se contagian.

Llegados a este punto es importante señalar que lo que trasmitimos emocionalmente contribuye a lo que los demás perciben de nosotros. En este sentido apostar por contagiar emociones positivas es un buen camino para ser socialmente atractivo.  Parte un instante a pensar que trasmites, qué mensajes envías a las personas de tu alrededor tanto con lo que dices como con lo que haces. Ves? Llénate de experiencias, conocimientos y habilidades que te apasionen y deja que fluyan por los poros de tu pies, los demás se verán contagiados y posiblemente su pasión se active. Y de ahí en adelante es tarea de cada cual, no?



¿Qué emociones tienes que te hacen ser más atractivo?

¿Qué emociones te parecen más sexys en otras personas?

domingo, 11 de enero de 2015

Los regalos y la ilusión, una reflexión sobre la Navidad

Regalos y la ilusión en Navidad
Como todas las personas, tengo mis filias y mis fobias, mis debilidades y mis fortalezas. Se que soy positivo, de los que tiende a ver el vaso medio lleno, soy creyente, me gusta celebrar cada oportunidad que me da la vida para ello. Por eso, conociéndome, debo estar atento a mis tendencias de forma que no me pierdan.

Tengo que agradecer a un amigo, Goio, contrapunto mio en algunas cosas pero alma gemela en otras, que me preste tantas veces su punto de vista para enriquecer el mío.

Hemos tenido una conversación en relación con un artículo de prensa sobre la función de los regalos de navidad para educar la ilusión y la frustración de los niños. Yo me dejé llevar por el entusiasmo de ver aquello que quería ver que no era otra cosa que un argumento a favor de mis tesis. Y ahí apareció Goio con su toque agnóstico señalando los evidentes pecados que cometemos bajo la bandera de la magia de la Navidad.

Desde un punto de vista cristiano la Navidad es el momento de recordar el instante más importante para nuestra creencia, el de que Dios se hiciera hombre para mostrarnos un camino. Pero nuestra sociedad hace mucho tiempo que no celebra la Navidad por esta razón. Para la mayoría son días de juntarse con la familia, son vacaciones para los niños y es el consumismo vinculado con la costumbre hecha ley de regalar.

No puede haber ilusión sana sin incertidumbre verdadera. ¿Qué dudas pueden tener los niños sobre si tendrán o no regalos? Tal vez la duda pueda estar en comprobar si de la lista de regalos solicitados falta alguno. Esta exigencia no nace de ilusión alguna, sino de un sentimiento de derecho adquirido que los adultos nos hemos encargado de educar año tras año.

Las mejores ilusiones no son las vinculadas con la obtención de objetos, sino las que tienen que ver con proyectos que merecen ser vividos y en los que no cabe no involucrarse. Ha habido estas navidades un par de videos al respecto que recomiendo: el "la otra carta" de Ikea y el de la réplica a éste. La ley y la norma se llevan mal con la generación de ilusiones puesto que nacen de la libertad individual y de las relaciones con capacidad de hacer crecer a las personas.

A mis hijos les gustan los regalos, y a mi también, por supuesto. Pero les genera más ilusión hacer planes y llevarlos a cabo. Como son pequeños en esos planes sus padres somos piezas fundamentales. En una sociedad de excesos materiales la ilusión se educa en las relaciones, compartiendo historias que nacen como sueños pero que juntos puedan convertirse en realidad. Así nuestros hijos podrán aprender la fina línea que separa ilusiones y frustración, así los hombres del mañana podrán seguir siendo duros en sus determinaciones y sensibles en sus relaciones, así podremos seguir alimentando una magia que se produce de sueños y de ilusiones, nunca de excesos ni normas.


A ti ¿qué te hace más ilusión: un regalo o cumplir un sueño personal?

lunes, 5 de enero de 2015

Prioridades para tu vida

Prioridades para tu vida
El nuevo año arranca casi siempre con un ejercicio de nuevos propósitos. Es interesante hacérselos pero resulta imprescindible contar con herramientas que te ayuden a irlos logrando. De esta forma conseguiremos acumular experiencias de éxito que nos permitan darnos cuenta de que podemos pilotar nosotros mismos algunos de los cambios de nuestra vida.

Arranquemos con algunas preguntas:


¿Qué priorizas en tu vida y qué querrías priorizar?

Antes de ponerte a contestar esta pregunta te haré una advertencia. Muchas veces priorizamos cosas que no son importantes para nosotros pero pensamos que sí lo son, hay muchas personas interesadas en que lo hagamos así. El consumismo, por ejemplo, nos lleva a invertir mucho tiempo y energía de nuestra vida en realizar tareas que nos aporten unos recursos materiales que luego nos permitan consumir y caer fácilmente en el círculo de la insatisfacción. ¿Podrías emplear mejor tu tiempo? Solo detente un instante a pensar el precio que tiene para tu vida priorizar mal. ¡¡¡Bien, ahora ya puedes contestar a la pregunta!!!


¿Cuales son los obstáculos que te permiten avanzar?

Si tienes claro lo que te gustaría priorizar ahora toca pensar un rato en las dificultades que te encuentras a la hora de avanzar. ¿De que tipo son? Algunas serán ajenas a ti como las horas que dedicas a tus obligaciones, el lugar donde vives y las oportunidades que tienes en él, ciertos elementos de tus capacidades y condiciones físicas y/o de salud, etc... Pero otras dependen solo de ti como el adquirir nuevas habilidades o aprendizajes, organizar tu tiempo, o tener motivación e ilusión suficiente como para intentarlo. Identifica los obstáculos y céntrate en los que dependen de ti. Prepárate lo mejor posible para cuando llegue tu oportunidad.



¿Qué priorizo yo?

Para mi las prioridades están claras, otra cosa es que no siempre puedo dedicarme a ellas como me gustaría. Os dejo algunas:

-         Amor. Indiscutiblemente necesito amar y sentirme amado y dedico a ello toda la energía que puedo. Por una parte a mi pareja y a mis hijos pero también a todo un montón de personas que me aportan y a las que aporto.
Hacer reír, fuente de emociones positivas.
-         Vocación. Fijaros que no digo profesión, sino vocación, porque muchas veces no va unido cómo te ganas la vida con aquello que te hace sentir bien. Este blog es una pequeña muestra de ello.
-         Aire libre. Me gusta la actividad en lugares naturales, donde pueda escuchar el mar o donde el viento pueda sacudirme las ideas. Me gusta correr pero también pasear o montar en bici.
-         Conversar. Me encanta la gente, observarla, escucharla, aprender de ella y sobre todo disfruto de conversaciones con capacidad de hacerme mejor, de azuzar mis inquietudes, de plantearme nuevas preguntas en forma de retos.
-         Hacer reír. Para mi resulta una fuente inagotable de emociones positivas y de alimentar a la vez de éstas a las personas que quiero o con la que tropiezo.


Bien es verdad que hay más prioridades en mi vida pero estas me parecen las más signiticativas. En cualquier caso lo que me resulta más importante es disponer de prioridades, de inquietud suficiente para mover tu energía hacía ellas, de la flexibilidad para cambiarlas cuando sea necesario y de que retraten en último término la persona que eres y que deseas ser. Las prioridades te ayudan a construirte como ser humano por lo que, hagas lo que hagas con ellas, ten esto en cuenta.



¿Cuales son las tuyas? ¿Las marcas tu mismo o te las marcan otros?
Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes