Red de colaboradores

Si disponéis de 5 minutos os invitamos a colaborar en el estudio que estamos haciendo pinchando en el enlace dentro de la pestaña CUESTIONARIOS. Todas las personas interesadas en formar parte de la red de colaboradores ponganse en contacto indicándonoslo a través del mail: emocionarse@gmail.com

Si además os interesa compartir reflexiones sobre cómo mejorar nuestras emociones en la pestaña RED hay una propuesta interesante a la que os podéis sumar.

domingo, 22 de enero de 2017

El vivir descafeinado: apatía versus tener ganas

El vivir descafeinado
Hace unas semanas me volví a encontrar con Goio. Lo conozco desde que yo tenía 16 años y viví con él una época en la que las cosas se ponían difíciles muy a menudo pero que, a la vez, las enfrentábamos como si todo fuera posible. Eramos montañeros de pocos recursos económicos pero esto no nos dejaba en casa. Intentábamos cambiar nuestro mundo desde la implicación en asociaciones e iniciativas de nuestro barrio. Teníamos el amor como bandera y debatíamos con pasión sobre fidelidad y relaciones abiertas. Experiencias, en definitiva, que nos unieron por compartir la huella de una manera concreta de vivir.

Más de 30 años después nuestro encuentro sirvió para seguirnos preguntándonos cosas. En realidad tanto la inquietud, el afán de saber y el espíritu crítico siempre formaron parte del ADN que compartimos. Os dejo algunas de las reflexiones que surgieron de manera espontánea inspirados por un café y una cerveza:

- Hay un gran negocio hoy en día en ofrecer el cambio para que nada cambie. Observamos con asombro un mercadeo orientado a despistar aun más a los despistados y, a la vez, sacarles dinero. Alimentos que no nutren, bebidas que no hidratan, cervezas sin alcohol, cremas que prometen a los que no serán como los de la publicidad, un ejercito de coach en un mundo cada vez menos crítico y más insatisfecho. En definitiva una gran apariencia de posibilidad de cambiar y poco cambio. En Zurbaran, mi barrio, a eso le llamábamos el opio del pueblo. Por contra los espacios donde sería necesario aportar recursos que generen cambio no reciben ofertas, pensemos en lo comunitario (en lo que es de todos pero casi no hay quien se ocupe de ello), en los vulnerables. Pero, claro, estos no pueden comprar...

- ¿Qué hace que salgamos de la apatía, de la comodidad y vivamos con ganas? Goio sabe que estoy metido hasta el fondo en la temática emocional. De hecho, nos ha acompañado en más de una ocasión en iniciativas de este espacio. Cuando éramos jóvenes hablábamos de "atocinamiento" como ese proceso por el cual alguien perdía la inquietud de saber lo ignorado y de atravesar las fronteras de lo desconocido. Podríamos decir que se parece mucho al concepto de apatía. Goio me decía que con mas de 50, tres hijos, una hipoteca, un trabajo estable y una pareja desde hace muchos años el sentía muchas veces haber perdido las ganas, la motivación.

Hay dos señales emocionales que me alarman especialmente. Una de ellas es la falta de ilusión y la otra la apatía, y ambas son caras de una misma moneda. ¿Cómo llenarse de ganas, incluso pasados los 50? Creo que la clave es la conexión. Un concepto que es más pragmático que el del "sentido" de Frankl o el de "flow" de Csikszentmihalyi. Recuerdo muy bien una serie de ejercicios que vi hacer a Joao Pedro Correira en Kilkis. Trataban de conectar a unos actores para trabajar juntos. Al igual que en Grecia, en Zurbaran la clave era la conexión colectiva que nos permitió descubrimos a nosotros mismos, es decir, conectar individualmente. Otras veces la dirección de la conexión es justo al revés y es mi conexión conmigo mismo la que activa conexiones colectivas. Creo que la clave está en este juego de equilibrios entre ser honesto con uno mismo, conocer sus fortalezas y pasiones, con estar conectado con una colectividad que te permita a su vez conectar mejor contigo mismo. Supongo que si hay una esencia de las "ganas" o de la motivación intrínseca no andará muy lejos de esto.

Goio siempre un placer, siempre estimulante, siempre agitador... Hasta el próximo encuentro!!!

3 comentarios:

  1. Muy bueno Kuebax!!! sabes que soy como una abuela...un incondicional...sin embargo...voy a darte un poco de caña...(siempre pa mejorar, claro!!!) Como sabes estuve siguiendo al detalle la intervención radiofónica que emanó de este post...que emanó de nuestra conversación previa...que emanó de las casualidades hipikoespaciales y de mi motivación bipolar...y eso, tu y tu colega...lo hacéis de cine...hablais "muy bien"...y además decis cosas con fundamento...peeeeroooo...mi duda es si el común de los mortales os sigue el razonamiento...dado que sois muy "técnicos"...claro, pa salir en la radio hay que refinar un poco el lenguaje...no se puede hablar como con los coleguitas en el barrio...sin embargo, si la mayoría no entiende el mensaje...la corrección y tecnicidad del lenguaje está siendo una barrera selectiva y elitista...por eso...aunque aquí hablamos de motivación (como tantos otros psicólogos han elaborado teorias y tal...) se entiende que traduzcamos ya hablemos en lenguaje coloquial de la ganas...las ganas de hacer cosas...asi de sencillo, hay que intentar...sin abandonar nunca la corrección del lenguaje...adaptarlo al publico escuchante...En ese sentido creo que este post es más accesible que lo de la radio...pos nada, a seguir repartiendo y compartiendo sabiduría!!!

    ResponderEliminar
  2. "Refinar el lenguaje" seguir almacenando palabras que `pocos entendemos, por la falta de CULTURA. Refinarnos para que todo siga como esta. Para que nos sigan robando, para que en los colegios sigan defendiendo el negocio de enseñar. Con todo lo que está cayendo, es mejor seguir ahí aunque nadie te haga caso. Aunque seamos un estorbo, incomodo dedo que se introduce en el ojo y nos molesta como una mosca cajonero, que no hay quien nos la quite de nuestro entorno. Lenguaje guay, el de Cervantes, el que algunos no conocíamos en nuestra niñez, pero nos enseñaron otro lenguaje y otra forma de vivir y porque luchar.
    Cuando te introducen en el túnel de la muerte y te sacan de él seres que lo dan todo por tu vida, que nos queda por decir. Que la vida no vale nada si no la dejas guiar hacia el mundo de los sentimientos de las emociones, de la entrega a los demás. Los frutos según dicen algunos (los recibirás en otro mundo), tampoco lo entiendo ya que los que nos lo impusieron a reglazos y tortazos, son los que mejor viven en la tierra y roban y maltratan con muros de alambradas que mutilan y sangran, para que a ellos no les falte la buena vida.
    No sé si todo esto es publicable, pero cuando sales de la oscuridad y casi casi pasas al otro lado donde la oscuridad es lo único que te acompaña, queda poco por decir. Solo agradecer a los que nos quitan de momento la muerte de nuestro cuerpo y nos dejan vivir un ratito más aunque esta vida sea un infierno donde solo tienen cabida los ricos de la tierra y los que sus conciencias están en manos de los que corrompen nuestra mente y nos hacen cómplices de las miserias.
    Pero nos quedan estos seres que triunfan en su afán de ganarles vidas a la muerte: los Dramaturgos de las letras, los maestros del bisturí y maestros de la poesía.
    Antonio Molina

    ResponderEliminar

  3. SALUDOS A LOS CIUDADANOS DE LA CIUDADELA DE GALDAKANO
    ¡Buenos días, pedacito de cielo! Jardines encorvados, donde tanto cuesta regar en verano por la pendiente que placen las rosas. Sus adalides dirigen mi mente y se hacen precursores de tambores que hablan ¡me hablan! Resuenan con fuerza desde la lejanía.
    Hoy están de buena nueva por dónde camino ¡caminaba! antes de mi partida, ya que un sueño profundo azotó mi cuerpo y, en su negrura, llegó a lo más lejos. Pero las puertas del vacío, a él, no se le abrieron y le perdonaron en este año nuevo.
    La cosecha se explaya, su cuerpo se extiende y su alma zozobra en tanta inmensidad de vida y de sueños, de esos nuevos sueños que le dejan anhelar. Mientras, la caricatura de seres que pululan por las avenidas solo miran ciegos ¡no saben mirar!. El poeta rinde cuentas a sus horas y solo se apropia, después de gastado, de lo que le regalaron sin él pedir nada. Y vuelve a la vida, la que le regalan, nuevo nacimiento que él no esperaba, pero las Musas, Duendes, Duendecillos, Gnomos y dragones le incitaron a seguir entre manos que se sacian de emociones y riquezas, soportando cavidades y sintiendo corazones se empeñan en sacar de las tinieblas a seres que caminábamos sin futuro y sin hacienda.
    Una vez más nos demuestran que sus vidas son los Dramaturgos de la Medicina, los que nos salvan la vida y hacen posible los “MILAGROS”, los verdaderos milagros que no suben a los altares, ya que, ni quizás lo sepan en lo profundo de sí mismos, de sus actos que dejan huella en nuestras vidas.
    Son Riqueza de las almas. Riqueza de corazones. Cuidan cuerpos heridos con sonrisas que acarician. Sofocando los incendios de mentes que se torturan, por seguir caminando por la vida, por sus vidas, soportando sentimientos que, como aullido del viento, azotan sus conciencias fortaleciendo su ánimo. Aunque, en su soledad, minimicemos su hacer, merecen monumentos, por su entrega sin complejos.
    Gracias Dramaturgos de la Poesía.
    Basauri, 02/02/17
    Antonio Molina Medina

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Visitantes